Diggingdogstudios

El GUIÓN

El título completo iba a ser “El guion y su importancia en las obras audiovisuales”. Sin embargo, aparte de largo, sería redundante teniendo en cuenta lo que se va a hablar aquí.

Y es que el guion como tal, la palabra, ya debería significar por sí sola lo importante que es para cualquier obra. Desde teatro, hasta la comparecencia de un presidente ante sus votantes.

Nos centraremos más en la parte audiovisual. Como tantas veces hemos escuchado, el guion es el pilar maestro de una película. Sin embargo, hay guiones que parecían muy buenos y acaban siendo un fracaso cuando se transforman en película.

Esto es debido a la cantidad de intermediarios por los que pasa el guion. La película que se forma en la cabeza del guionista no es la misma que se crea en la del director y menos en la del productor, el director de fotografía o el montador. Cada miembro del equipo lo ve desde su perspectiva. No quiero decir que eso sea malo. En muchas ocasiones la peli es enriquecida por todos, o alguno de estos componentes de los que hablamos.

No obstante, si el guion es un agujero en sí mismo desde el inicio, es muy complejo que aun cuando estas figuras sean capaces de ayudar a mejorarlo, se pueda sacar una obra de calidad.

Entonces, ¿solo el cine de autor es capaz de sacar unos mejores productos porque el creador tiene “todo el control”? ¿O es que solo unas pocas piezas, que se han logrado refinar entre tantas manos, logran ser recordadas para siempre?

«La respuesta es, que nadie tiene la respuesta. Vaya novedad.»

Lo único que podemos seguir confirmando es que un buen guion, nos da unas probabilidades mayores de hacer que nuestra pieza sea mucho mejor.

Sin más, aquí van algunas de las claves para tener un buen guion:

– Idea base. No siempre es necesario que sea la más original e innovadora para que sea una buena idea. Desde que aprendimos que copiar con gusto no es malo, hay ideas que se repiten como patrones y que funcionan.

– Personajes. Hay libros de teóricos que nos cuentan cómo los categorizan. Eso es de gran ayuda. Una de las principales carencias de un guion son los personajes pobremente trabajados, y que no actúan en base a cómo su perfil de personaje dice que son. Es decir, no son verosímiles. No te los crees.

– Estructura. Al igual que con los personajes y las ideas, hay libros que hablan de estructuras y patrones que se repiten. Estos han funcionado desde el principio de la historia (los famosos actos en los que se fijó Aristóteles). También hay estructuras atípicas que pueden funcionar, lo cual nos lleva al siguiente punto.

– Unidad. Si el guion que tienes entre manos funciona como un todo, todas las “leyes” o “patrones” sobre los que puedas leer, pueden quedar evidenciados logrando una pieza que funciona como un reloj suizo.

– Las capas. De un guion que va de lo que va, saldrá una película, cortometraje o spot, donde se ve lo que se ve. Hay espectadores que se conforman con eso y otros que no. Cuando hablamos de capas, hablamos de un mensaje oculto, un doble mensaje, o de un tema enmascarado bajo otro. Esto se hace para que una inquietud particular del creador de la obra se pueda traducir en algo universal que todas las personas comprendan. Para lograrlo, se ataca al subconsciente. El subconsciente del espectador es un arma poderosa. A pesar de que la persona vea una peli que va de escapar de un camionero psicópata que quiere matar al prota, el subconsciente puede saber que realmente trata sobre la virilidad cuestionada de un hombre (“El diablo sobre ruedas”). Es por eso que, algunas veces y sin saber por qué, salimos del cine con buen sabor de boca.

– La técnica. Imaginemos que has tenido una buena idea, que has creado unos buenos personajes entorno a ella y que tu estructura y argumento son sólidos como una roca. Todo está al milímetro, pero no termina de tener buena recepción. Está claro que, si escribes para ti mismo, no es de gran importancia este punto, pero si lo haces a nivel profesional, o sencillamente trabajas con un equipo (que es lo más lógico), es ideal y necesario que tu guion esté escrito de manera que se entienda. Esto quiere decir que su lectura ha de ser escalonada y sin que fatigue la vista del lector. También ha de ser conciso, yendo al grano y al mismo tiempo estar escrito de manera que enganche sin dejar espacio a que las cosas se sobreentiendan. No parece fácil, ¿verdad?

En resumen, solo hace falta creatividad, ingenio y esfuerzo para conseguir una buena base escrita con la que realizar nuestra obra. Aunque son palabras que se escriben muy fácilmente, es sin duda una de las tareas más importantes y complejas con las que nos podemos encontrar. Los fallos de una base, pueden ser los arrepentimientos del futuro.